Transformando el consumo de las noticias

No es nuevo que se está transformando cómo consumimos las noticias desde hace muchos años y con este nuevo paradigma puede estar influyendo no solo en los medios sino también en los generadores de contenido, dícese periodistas o comunicadores. En esta entrada, la intención es poder analizar el impacto y entender qué es lo que puede llegar a pasar en los próximos años en los medios. 

A principios del año 1993, nos llegaba la noticia a aquellos que viajábamos con frecuencia a nuestra ciudad natal, llevaba un año viviendo en Tandil, que se estaba gestando un “diario nuevo” en General Villegas.

Éstas eran épocas en las que hacíamos largas colas para “hablar por teléfono” desde los famosos locutorios y apenas se usaban computadoras para tareas específicas. Para aquellos que nacieron con internet y “conectados” es importante recordar que recién en el año 1995 se comenzaron a comercializar las primeras conexiones a internet. 

Locutorios telefónicos

Los nativos de General Villegas, sabíamos que un diario era casi imposible de hacer por la falta de noticias y hasta por la inexistencia de publicidad. Pero Mario Piacentini, un emprendedor de la época, se embarcó en esto generando un mercado y la cotidianidad de leer un diario local casi todos los días. Digo casi todos los días, porque los lunes no se imprimía, dando descanso a su personal.

Para sorpresa de muchos, hace unas semanas se publicó una carta de la viuda de Mario Piacentini anunciando nuevos dueños.

Un 2 de junio de 1993 un sueño salía a la calle. Era el sueño de Mario Piacentini. Era Actualidad. (…) Actualidad cambia de dueño, pero mantiene el espíritu.

Susana Arribas de Piacentini, 4 de septiembre de 2018

El cambio de dueño de un diario no es cosa menor, y ésto motivó escribir sobre la situación actual de los medios de comunicación, por sobre todo los escritos, para entender y quizás ayudar a nuevos emprendedores de los medios.

La disrupción tecnológica

La cantidad de información que recibimos hoy es inmensa. Es hasta casi imposible medir el bombardeo de datos que adquirimos de manera diaria a través de distintas fuentes y hasta llega a distraernos de las cuestiones más importantes o hasta “verdaderas”.

Hace algunas semanas en un congreso, Daniel Hadad, fundador y CEO de Infobae, indicaba: “Cuando la sociedad tiene alguna duda o algún temor, al final del día recurre a algún medio reconocido por su historia, sus primicias, sus periodistas, por la forma de contar la realidad e interpretarla”.

Eso sí, con el advenimiento de internet, la conectividad dada principalmente por los smartphone, los gigantes Google y Facebook son los que dominan la búsqueda de información e influencian la audiencia de  manera indiscutida. 

Google introdujo un acrónimo que hoy genera controversia, pero por sobre todo tráfico en la web, y es el famoso “SEO” o en inglés Search Engine Optimization. La definición simple es: cómo las páginas de internet se posicionan en el buscador. Claro está que a mejor posición más atractivo será para que accedan a la página porque se ubica en los primeros lugares de la primer página.

Hay empresas especializadas en posicionamiento, y también fórmulas para poner el título a una nota u organizar un contenido dentro de un artículo con el fin de que logre un buen posicionamiento.

“Gracias a Google sabemos titular bien, poner las palabras exactas, tenemos un equipo dedicado a eso. Trabajamos para el público y para Google. Porque detrás de Google hay público”

Daniel Hadad, Fundador y CEO de Infobae en IAB Now septiembre 2018

Según un estudio de la española AIMC (Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación) sobre el consumo de prensa diaria, cada día, el 32% de los internautas asegura que lee al menos un diario en papel. Sin embargo, el porcentaje crece hasta el 45% en el caso de los periódicos digitales.

En Argentina en 2018, Internet representará un tercio del total de la torta publicitaria superando los $10.000 millones y cada año le “roban” entre 3 y 4% al resto de los medios.

Sin querer entrar en el debate pro o anti, es interesante la orden que emitió el Presidente de Estados Unidos Donald Trump, a la agencia antimonopolio para que investigue a las empresas tecnológicas entre las que están Google y Facebook. Y esto viene de la mano con la incursión de estas máquinas devoradoras de empresas incursionando en áreas como viajes o noticias, pero lo más trascendente es que su manera de presentar la información a millones de personas puede hasta influir en la democracia misma o al menos generar dudas al respecto.

La competencia aparece de la nada

Ésta disrupción atacando a cada uno de las empresas, que en algún momento se pensaron tradicionales y que la competencia no podía tocarlas. De la noche a la mañana aparecieron competidores desde no se lo esperaba que hacen tambalear su negocio y dudar de su propia capacidad.

Por ejemplo, hace tiempo se pensó que los cines iban a desaparecer de la mano de la televisión por cable o que los diarios impresos iban a morir por culpa de las computadoras, y no pasó. La verdad es que hay negocio para todos, pero hay que saber adaptarse a las necesidades, en muchos casos nuevas, de los consumidores que están más ávidos de “nuevas experiencias”. 

Los diarios siguen vivos y le deseo lo mejor al Jorge “Gallego” Arias, uno de mis primeros entrenadores en la escuela de fútbol del Club Eclipse, como nuevo responsable del Diario Actualidad. ¡Por más disrupción!

Comments

comments